Dec 5, 2008

Instalar Kubuntu desde una memoria USB

Hay muchas formas de instalar Linux sin necesidad de tener que quemar un CD o un DVD. Una de ellas es a través de una memoria USB autoarrancable. Los requisitos mínimos son que la memoria tenga la suficiente capacidad para albergar la imagen y que el equipo donde queramos utilizarla permita el arranque desde su interfaz USB.

Existe un paquete denominado usb-creator, el cual permite crear un pendrive autoarrancable con el LiveCD de la distribución dentro. Usb-creator surgió con el objetivo de evitar la necesidad de tener que emplear una unidad óptica de cara a la instalación de Ubuntu, y para poder ofrecer una instalación mucho más rápida y cómoda. Actualmente está disponible para Ubuntu y todas sus distribuciones derivadas: Kubuntu, Edubuntu, Xubuntu, etc.

En mi caso voy a utilizar una memoria de 1 GB y una ISO Kubuntu 8.10. Para instalar la aplicación usb-creator emplearemos la siguiente orden:

# aptitude install usb-creator

Una vez instalada, accederemos al programa a través del botón de Inicio, Preferencias, Create a USB startup disk. Dentro de la aplicación, tendremos que seleccionar la ISO que vamos a utilizar a través del botón Other y escoger el dispositivo USB en donde será volcada la imagen. Un mensaje informativo nos indicará si la memoria tiene espacio suficiente para poder realizar la operación (/dev/sdb1 has enough free space for Kubuntu 8.10).


Y ya por último y antes de lanzar el proceso mediante el botón Make Startup Disk, habrá que elegir a través de la opción Stored in reserved extra space, el tamaño que queramos dejar dentro de nuestra memoria como disco virtual de almacenamiento. Esto último es necesario debido a que la memoria, en lugar de utilizarse para la instalación de la distribución en el disco duro físico del ordenador, puede ser también empleada como LiveCD, es decir, que nos permita arrancar temporalmente desde la memoria el sistema operativo y uilizar ese espacio reservado (128 MB en nuestro caso) para guardar los cambios del sistema, como por ejemplo la instalación de programas, archivos creados, modificaciones en las características del sistema, etc.

El proceso de instalación copiará los archivos de la ISO en la memoria USB y hará que ésta sea autoarrancable. Una vez finalizado y para poder utilizarla, deberemos configurar la BIOS del equipo anfitrión para que utilice el interfaz USB como primer dispositivo de arranque.


El sistema que acabamos de crear nos permitirá realizar acciones como:

  • Probar Kubuntu sin alterar su equipo
  • Instalar Kubuntu
  • Verificar el CD en busca de defectos
  • Análisis de la memoria
  • Arrancar desde el primer disco duro

No comments:

Post a Comment

Post a Comment